Desarrollo Sostenible

Compromiso Social y Ambiental

Desarrollo Sostenible

Dentro del área de influencia directa de MSC se encuentran las comunidades de San Cristóbal, Culpina K, Vila Vila y Río Grande, pertenecientes al cantón San Cristóbal, primera sección del municipio de Colcha K de la provincia Nor Lípez en el departamento de Potosí.

Para concretar la visión de desarrollo sostenible, MSC tiene tres instancias de acción:

Relaciones comunitarias

Vínculo directo y permanente con las comunidades del área de influencia directa del proyecto, atendiendo las demandas, coordinando actividades y consolidando canales de comunicación continua y transparente.

Reasentamiento y mitigación

Promoción de proyectos de reducción de impactos ambientales y supervisión de obras que se ejecutan en las comunidades  para optimizar su calidad de vida.

Desarrollo sostenible

Coordinación de propuestas y proyectos para el desarrollo de las comunidades.

Trabajamos con el Consejo Consultivo que está compuesto por líderes comunitarios de las áreas adyacentes: San Cristóbal, Culpina K, Vila Vila y Rio Grande,  quienes son los que planifican y deciden el camino de su desarrollo y futuro

Con la finalidad de mejorar la calidad de vida de las comunidades se ejecutan programas que:

  • Mejoran la educación y los servicios de salud.
  • Optimizan actividades agropecuarias y turísticas.
  • Promocionan los micro y pequeños emprendimientos.
  • Apoyan las actividades de revalorización cultural.

Para concretar esta visión de desarrollo sostenible, MSC y las comunidades tienen un relacionamiento directo y continuo, caracterizado por el diálogo permanente y participativo, respeto mutuo y confianza recíproca, responsabilidad compartida, cumplimiento de acuerdos y compromisos, además de la promoción del desarrollo sostenible.

Por otra parte MSC y el Consejo Consultivo Los Lípez San Cristóbal realizan las siguientes actividades:

  • Gestionan alianzas estratégicas con organizaciones y actores sociales para generar condiciones favorables de relacionamiento mutuo en pos del desarrollo local.
  • Brindan asistencia técnica para que las organizaciones sociales e instituciones comunitarias logren un manejo organizacional independiente y eficaz.
  • Apoyan el fortalecimiento de las capacidades de las autoridades  locales para la gestión de sus demandas ante instancias y el desarrollo de iniciativas sostenibles.
  • Respaldan a las organizaciones sociales y micro emprendimientos productivos en la gestión de alianzas estratégicas en pos del desarrollo sostenible de la región.

Licencia social para operar

El término licencia social para operar (LSO) se usa ampliamente en la industria minera global, donde se entiende universalmente como la referencia del nivel de aceptación (o aprobación) de las actividades de una organización por parte de los grupos de interés con mayor preocupación en relación con determinada actividad. El concepto LSO reconoce asimismo la importancia y la influencia de las percepciones de los grupos de interés. Además de las licencias legales y otros permisos reglamentarios emitidos por el gobierno, las redes de partes interesadas tienen también la capacidad de retrasar, obstruir o reencaminar proyectos si estas no aceptan o aprueban un proyecto o sus actividades comerciales.

Minera San Cristóbal fue una de las primeras empresas mineras en transformar el concepto de licencia social de una metáfora a una herramienta de gestión concreta, a través de la aplicación de métricas estandarizadas para llegar a un verdadero entendimiento de las variables y dinámicas de las percepciones de la comunidad. La capacidad de aplicar y documentar la calidad de la relación entre nuestro proyecto y nuestras comunidades vecinas fue empleada por primera vez de manera retrospectiva en el año 2008, mediante el uso de indicadores cualitativos. Ya desde el año 2009, comenzamos a hacer un seguimiento de la LSO, utilizando una metodología cuantitativa. Actualmente, se llevan a cabo estudios más intensivos e independientes cada 12 a 15 meses, con la capacidad interna de rastrear y monitorear los valores hasta de forma mensual e incluso semanal.

En los últimos nueve años, hemos logrado desarrollar un alto nivel de confiabilidad en la herramienta de medición de la licencia social, gracias también a la información complementaria obtenida sobre el carácter de las percepciones y opiniones de los grupos de interés. Utilizamos estos datos para respaldar el involucramiento de las comunidades y el desarrollo de los objetivos a corto y mediano plazo, y también como insumos para la planificación estratégica y, cuando corresponde, para la gestión de riesgos.

El valor máximo alcanzado en nuestra LSO fue en 2015 con 3,67, seguido de dos años ligeramente más bajos: con 3,55 (en el año 2017) y un retorno a 3,67, en 2018.